Breve historia

La Biblioteca Popular Posadas se fundó el 1° de diciembre del año 1913, bajo la presidencia del Profesor Soriano Romero. Sin embargo, ya tuvo sus antecedentes en el año 1911 bajo la presidencia del afamado escritor Macedonio Fernández, quien desempeñaba funciones de Fiscal en el entonces Territorio Nacional de Misiones.
La fundación de la Biblioteca se dio en el marco de una política estatal fuertemente arraigada en la idea de Sarmiento, propiciada por la consolidación del Estado Nacional y la creación de un conjunto de asociaciones con diversos fines (recreativos, políticos, sociales, filantrópicos, educativos, etc.).
Posadas estuvo dentro de esas principales ciudades donde surgieron las asociaciones y la articulación con el Estado Nacional, sobre todo por ser una zona de frontera y por haber tenido un puerto de gran importancia para la región y el país.
En ese contexto histórico y bajo esas condiciones económicas propicias, surge la creación de la Biblioteca, abonada por el surgimiento de asociaciones, clubes deportivos, sociedades de beneficencia, logia masónica, y sobre todo por la creación de escuelas.
Efectivamente la fundación de la Biblioteca fue una articulación entre el Estado Nacional y un grupo de intelectuales representativos de la ciudad de Posadas. Estos actores/lectores formaban parte de un grupo que se reunía periódicamente para discutir temas políticos, sociales y culturales en la redacción del Diario La Tarde.
La necesidad de acercarse a lo cultural se canalizaba a través de diversas instituciones: deportivas, filantrópicas, sociales y educativas como las bibliotecas populares. Y esas instituciones fueron formadas por los intelectuales de la época, como Macedonio Fernández, León Naboulet, Ezequiel Leiva, Blas Franco que tenían una posición política fuertemente arraigada en lo social, ya que no solamente se movían en el plano cultural sino que actuaban en partidos políticos, denunciaban las injusticias en los periódicos locales y a través de folletos.


Fue así que la Biblioteca Popular Posadas se fundó definitivamente y abrió sus puertas en el año 1913 como una asociación civil autónoma, de carácter cultural-educativo. Desde entonces y hasta hoy día su misión es garantizar a través de distintos medios a su alcance el derecho a la información de la comunidad; organizar, difundir y gestionar la circulación de un fondo documental bibliográfico, contenido en diversos soportes, de carácter cultural general, literario, de información científica y pública actualizada; promover y facilitar, con sentido amplio y pluralista la realización de eventos culturales-educativos, poniendo especial esfuerzo en promover los valores culturales provinciales y regionales.
Con el correr de los años la Biblioteca Popular ha ido transformándose y su persistencia le ha permitido ser testigo y parte de las modificaciones de nuestra comunidad. Si se observan las representaciones en torno a la biblioteca podemos observar que a lo largo del tiempo pasó de ser un lugar preponderantemente de estudio a convertirse en un espacio con una diversa y abundante oferta cultural que excede ampliamente los libros. Talleres de lectura (para grandes y chicos), Cineclub y ciclos de cine organizados por la Biblioteca y organizaciones particulares, actividades artísticas múltiples como ciclo de música regional y clásica, carrito de lectura que recorre escuelas, guarderías y cuanta institución lo solicite.
La biblioteca dejó de pensarse solamente como un lugar de silencio casi sepulcral, con una concepción de lectura que priorizaba el estudio como finalidad. Y su espacio comenzó a contener otras actividades y prácticas que lentamente se pensaron también como prácticas lectoras.
A medida que la sociedad fue cambiando la Biblioteca se ha ido abriendo a esas modificaciones y nuevas demandas. Así con esta apertura distintos actores sociales se han apropiado del espacio desde su lugar y posibilidades. Las escuelas realizan visitas guiadas permanentemente, así como alumnos de carreras universitarias. Y se solicita el uso del auditorio de la planta alta casi todo el tiempo para dar charlas y cursos, capacitaciones, funciones de teatro y de narración oral. Hasta hemos sido escenario de distintas locaciones para realizaciones audiovisuales diversas. Cotidianamente entra gente a nuestra biblioteca sólo para curiosear, para conocerla y muchos vienen a hacer tiempo en nuestro salón, a encontrarse con amigos. Al igual que los chicos que vienen a pasar sus ratos libres en nuestro sector infantil, configurándose así en un espacio más de socialización.
Cabe aclarar que la ubicación céntrica de la Biblioteca es una ventaja adicional ya que posibilita el acceso a personas de todas las clases sociales con distintas demandas y expectativas en torno a los libros y la biblioteca.
Desde 1913 y hasta hoy en día la biblioteca mantuvo sus puertas abiertas, a pesar de las diversas crisis económicas por las que atravesó nuestro país. La visión que tuvieron los fundadores de contar con un edificio propio, y de poseer un emprendimiento que permitiera sustentar los servicios y actividades que gratuitamente brinda la Biblioteca a su comunidad, nos ha permitido permanecer, continuar y mejorar nuestros servicios de promoción de la lectura y, en un sentido más amplio, de la cultura.